sábado, 10 de marzo de 2012

Y esto es lo último que diré al respecto

viernes, 9 de marzo de 2012

Karma

Según la wikipedia (la RAE de nuestra era)sería una energía trascendente (invisible e inmensurable) que se deriva de los actos de las personas. De acuerdo con las leyes del karma, cada una de las sucesivas reencarnaciones quedaría condicionada por los actos realizados en vidas anteriores. Generalmente el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto. Se refiere al concepto de "acción" o "acto" entendido como aquello que causa el comienzo del ciclo de causa y efecto. El karma explica los dramas humanos como la reacción a las acciones buenas o malas realizadas en el pasado más o menos inmediato. Según esta doctrina, las personas tienen la libertad para elegir entre hacer el bien y el mal, pero tienen que asumir las consecuencias derivadas.

He quitado algunas partes que hablan sobre las distintas religiones que tratan el karma y el significado que le dan y me he quedado con la parte general.

Cuando quieres arañar sentimientos en un corazón devastado por el paso del tiempo no hay karma que se le resista. Una vez, mientras sentía tu aliento en mi nuca y tus brazos me envolvían bajo las sábanas, me hablaste de tus supuestas malas acciones, de tu intriga y tu miedo a que el Karma esté respondiendo a tus actos pasados, los cuales ni siquiera identificas como malos.
Mientras me dormía tus palabras se convirtieron en ecos y dejé que rebotaran en mi cabeza hasta asentarse y así se creara una especie de pregunta en mayúsculas. Pregunta la cuál no encuentro una respuesta única.
Como todo en esta vida...es relativo.
Mi madre siempre me dijo que quién siembra recoge...y que debes ser fiel a tus ideas ya que pueden ser las más traicioneras, tener unas bases como persona y preocuparte principalmente de tí misma (es una de las mejores herencias que me deja)

Personalmente creo que no todo el mundo se merece lo que le pasa (tanto las cosas buenas como las malas)
Creo que hay veces que no eliges lo que te ocurre, que está escrito...con ello no quito que el karma no exista. La vida es tan bipolar como yo, te da y te quita lo que le viene en gana, te castiga o te regala momentos únicos...
Un gran amigo me dijo mientras tomábamos una cerveza que el destino no está escrito, que lo escribes tú a cada paso, que lo diriges por los caminos que eliges a cada momento. Discrepo. Pero no quita que él pueda llevar la razón.
Puede que ese camino que has tomado ya estuviese escrito, puede que ni siquiera tengamos el control de nuestra propia vida.
Pero tampoco lo podemos saber con exactitud, lo único que nos queda es el presente y sus tormentas de fuego.

Puedo relamer las sensaciones del pasado como la piel muerta.
Podría pensar que el futuro es nuestro...y también que es sólo mío y que tú sólo eres el exprimidor de una naranja entera...
Si me dejas seca podré plantar mis propias semillas y renacer.
O podré imitar tus gestos al son del viento con las hojas de mi árbol...y ser sólo mío en mi universo.
Y vivir 100 años con tu aliento en mi nuca.


Creo tanto en tí que creo que el Karma llegará con su energía positiva a poseerte por completo, como la adrenalina después de montarte en la Lanzadera...y te recompensará por todo aquello que regalas (sin pedir nada a cambio). Por tus sonrisas al mundo y por tu humildad, por el amor que sientes por aquellos que te rodean y por tu esfuerzo en conseguir esas grandes metas que te has propuesto.

Te mereces eso y mucho más...y no sólo te lo diré yo sino el mismo destino...mientras se toma un gingtonic a nuestra costa junto al alien en un lugar de la mancha de cuyo nombre no me acuerdo de tanto beber.

Saneamientos mentales, como la peluquería de los sentidos

lunes, 5 de marzo de 2012

Día a día

Cuando la soledad llega sin avisar, se instala y planta sus pies sobre tu mesa...necesitas concentración...orden y poner en primera fila las vanalidades de tu ecosistema para que el resto de las cosas que antes ocupaban el primer puesto pasen al último (como un corredor de una maratón sin reflex en la mochila)
Y en que coño piensas??? en nimiedades (que palabra más vacía así dicha)

"Tengo que ir a la peluquería a cortarme las puntas, mañana al taller a que me hagan la revisión, echar cuentas de aquí a dos meses para permitirme unas vacaciones decentes (que no indecentes) a cualquier parte del mundo con cualquier persona que se me cruce, recoger el cuarto y ordenar los zapatos, pedir cita para el médico y acordarme de comprar aquella crema que ví hace unos meses en una tienda de cosméticos (nunca te la comprastes porque no veías que el dinero fuera tuyo), mirar el precio del gimnasio y comprarme un pantalon que no marque más allá de lo evidente
Tengo que comprar comida para hacer dieta, comprarme ese vestido que tanto me gustaba y ver la cartelera del cine a ver si puedo descargarme 20 o 30 películas para el fin de semana (que hay que ahorrar) y guardarme unos pocos cuartos para incharme a botes con alguien. Tengo que echar gasolina antes de que vuelva a subir el precio, voy a empezar a mirar la agenda a diario para agobiarme un poco más con mi maceta a la cuál llamo CABEZA"

Bla bla bla
...



Paseas y te fijas en esos pequeños detalles los cuales antes pasaban desapercibidos.
En ese árbol a punto de morir del parque donde corrías de niña, en esa señora con su hora fija para comprar el pan (porque siempre la misma hora?)
En el abuelo que se queda mirando a todo el mundo sin ningún ánimo de ofender, a mi madre y su forma de guisar, ese amor que pasa de sus manos a la comida...la cuál puede ser un arma de doble filo.
Te preguntas a que saben las nubes y si las compresas son realmente inhodoras.
Gilipolleces para el día a día...para compensar el hueco, la úlcera de tu estómago y esas lágrimas que ya perdistes.

Coges un autobus y te inventas vidas agenas, vidas mejores que la tuya, o peores (por aquello del consuelo). Miras a tu alrededor y piensas "podría ser peor"
Opinas sobre lo que no te importa y reniegas de las horas muertas (a pesar de que ahí están...son inquilinas, o más bien, ocupas)



Todo llega
Todo pasa